El buffet, una magnífica opción para bodas largas

Uno de los momentos que más quebraderos de cabeza trae a los novios es el de la organización del banquete. ¿Qué menú elegir? ¿Tipo cóctel o al estilo tradicional, sentando a nuestros invitados en mesas super planificadas?

Pero cada vez más, los buffets van integrándose en nuestro sector. Y es que el buffet es una muy buena opción para esas bodas que pueden eternizarse, porque queremos disfrutar de nuestros invitados, cuantas más horas, mejor.

Si te paras a pensar en la última boda a la que asististe, muy seguramente habrás gozado de un menú extraordinario en el que había unos aperitivos, mientras llegaban los recién casados, para más tarde entrar al salón y disfrutar de unos entrantes, un primer plato, un segundo y un postre.

Digamos que es lo clásico, pero no por ello es mejor, ni peor. Depende del tipo de celebración que hayan organizado los novios y el tipo de banquete.

Lo normal es que este tipo de menús tengan una duración de unas 2 horas aproximadamente, y una vez finalizado, de comienzo la barra libre. Cuando ha pasado un tiempo, suele planificarse un “tentempié” para retomar fuerzas, sobre todo cuando el baile se prevé más largo de la cuenta.

Es entonces cuando vemos algunas mesas buffets en alguna que otra boda.

Mesa buffet de cervezas en bodas

Las ventajas de una boda con un banquete tipo buffet

Hoy en día, el buffet no está todo lo valorado que debiera. Son muchas las parejas que tienen miedo a que la cantidad o variedad de comida no sea la suficiente, o que se puedan formar colas incómodas, e incluso que puedan resultar poco elegante.

Otra de las razones por las que no se suele escoger el buffet en las bodas es debido a la comodidad de sentarnos a una mesa y que el servicio de camarer@s se ocupe de atendernos y traernos lo necesario durante el banquete.

Pero os aseguramos que disfrutar como invitad@s a una boda con uno de esos cuidados buffets, es genial. Y que os encontraréis con muchas ventajas. Por ejemplo:

Los invitados pueden elegir lo que desean comer

No tendréis que preocuparos de anotar expresamente quiénes pueden tomar o no ciertos alimentos, ya que puede que tengas invitados de diferentes edades con sus límites, algún que otro vegano, intolerantes al gluten, alérgicos, etc…

Al disponer de una óptima variedad, ellos mismos podrán escoger aquellos alimentos que no sólo sean los adecuados para su dieta, sino los que les apetecen en ese momento.

Mayor variedad para nuestros invitados

No es ninguna tontería ofrecer a nuestros invitados un amplio abanico de platos que pueden combinar como deseen, y probar sus alimentos preferidos.

De esta manera, no faltarán entrantes, ni carnes, ni pescado, ni ensaladas, etc… ¡Pon en juego tu imaginación!

Las tablas de queso resultan ideales, así como los embutidos. Y para equilibrar cualquier exceso, las ensaladas os vendrán “como anillo al dedo, nunca mejor dicho”.

Por otro lado, el marisco y la carne junto a una buena carta de vinos aportará elegancia.  Y si quieres dar una vuelta de tuerca, apuesta por una tabla de sushi que no pasará desapercibida.

Cada invitado comerá a su ritmo

El buffet en las bodas no sólo evita las incómodas esperas entre un plato y otro. Otra de sus grandes ventajas es que permite que los invitados puedan comer a su ritmo, sin tener que esperar a que los demás comensales de su mesa terminen su plato, o viceversa, que tengas que comer más rápido porque ellos han terminado con el suyo.

Olvidaos del “seating plan”

En serio, si aún no te has casado, o no has comenzado a organizar tu boda, ni te imaginas el esfuerzo que resulta el hecho de organizar las mesas de los invitados y ver a quién sientas con quién, y si estarán más o menos cerca de la mesa nupcial.

Con los banquetes tipo buffet podréis evitar quebraderos de cabeza, porque tendréis varias opciones: organizar a los invitados conforme al seating plan que habéis configurado, colocar mesas y sillas tradicionales pero con libre elección por parte de los invitados, o distribuir mesas bajas con sillas y mesas altas con taburetes, mesas pequeñas para los peques, e incluso zonas chillout con sofás donde el ambiente sea un poco más desenfadado.

De esta manera, tanto vosotros como los invitados tendrán total libertad de movimiento, y podréis interactura entre con un mayor número de personas durante el tiempo que dure el banquete, que puede ser toda la tarde e incluso toda la noche, ¿quién sabe?

L@s camarer@s en las bodas tipo buffet

Otra de las ventajas que os encontraréis es que se podrán reducir costes en el número de camarer@s. Eso sí, siguen siendo necesario que estén presentes por si algunas personas que tengan dificultades para levantarse varias veces de su silla. También hacerles llegar cualquier petición.

Y un último consejo…

Calculad (en eso os ayudará el servicio de catering y restauración) siempre por encima, para que todos los invitados tengan la oportunidad de probar un poco de cada.

Y sobre todo, que los platos estén bien distribuidos para que todos tengáis un fácil acceso a los alimentos.

¡A partir de ahora, sólo os queda disfrutar de vuestro día!

Ángela Caparroz
Wedding & Event Planner
De Boda con Ángela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *