Prebodas y postbodas, el complemento perfecto a tu gran día

PREBODAS, BODAS y POSTBODAS… Nos encanta, de verdad. La tendencia en el sector nupcial sigue invitando a las parejas de novios a complementar su enlace con momentos únicos que…

Texto del artículo

No lo podemos evitar, nos encanta… Sí, viniendo de nosotros y en nuestro particular contexto no hace falta que te especifiquemos más, ¿verdad? El mundo BODAS y celebraciones nupciales nos pueden, nos encantan y enamoran.

Tener ideas innovadoras, seguir la moda, la parte tradicional, el AMOR que se respira, las caras de ilusión, y no te decimos más, por ahora, porque a veces sobran las palabras. Precisamente porque sobran las palabras, pero no los hechos, en De Boda con Ángela somos muy de inventos en bodorrios.

¿Te has dado cuenta que cada vez tenemos más eventos dentro de un evento?

Si nos sumamos a la moda del “brunch”, nos encantan los canapés antes de sentarnos a la mesa, las despedidas (despedidas conjuntas y despedidas por duplicado), fusión de sesiones de fotos de bodas y bebés, save the date… ¿por qué no sumarnos a las prebodas y las postbodas?

Efectivamente, saltó la liebre. Ya sabes de lo que hablamos, y te encanta.

Sabemos que no es algo surgido de la noche a la mañana, ni las postbodas son un recurso novedoso, pero la “pre” y la “post” no son otra cosa que una maravillosa excusa para alargar todo lo que rodea a nuestro gran día, seis meses antes y seis después.

De esta manera, tenemos la previa, el día en cuestión y el post, y porque no podemos sacar un hueco espacio – temporal para inventarnos otro evento, que si no…

Una preboda y postboda en la nieve

Fotografía: James Frost

¿Qué es una preboda?

Una vez entrados en materia, vamos al turrón. Empecemos por definir qué es y qué hay detrás de una preboda.

Este concepto es más novedoso que la postboda, uno te deja un buen regusto tras todo el ajetreo mientras que otro sirve para abrir boca y soltarse un poco. Y es eso precisamente lo que conseguimos con la preboda, descargarnos un poco de los nervios y hacer un “ensayo” de lo que seréis ambos frente a la cámara.

Esta sesión es algo más light, siempre en exterior y debemos tomarla como lo que es, un disparo al aire para calibrar el tiro, el del objetivo de cámara, claro.

Con esto no decimos que no tenga la importancia que merece, la que cada uno le otorgue. Pero es una sesión de fotos con ropa de calle, en la que quizás el fotógrafo saque mayores conclusiones que vosotros mismos, ya que así podrá ver vuestro lado más fotogénico y como captar toda la esencia de lo que será vuestro GRAN DÍA. Mientras, vosotros disfrutaréis del previo de miradas y sonrisas del que será vuestro día.

Así que SÍ, tiene su importancia y formará parte del recuerdo de la boda. Mirando el lado más práctico, podéis no sólo haceros vuestro propio álbum, sino utilizar las fotos para las invitaciones o para hacer un libro de firmas para vuestros invitados. Vuestra imaginación es el límite.

Preboda y postboda original frente a los acantilados

Fotografía: Allison Cole

¿Qué es una postboda?

El término postboda os resulta más familiar, ¿verdad?

Podemos considerarla uno de los eventos finales que certifican que finalmente ya estás casad@, que salvo la entrega del vídeo y fotos de la boda, debemos pasar página a un año (aproximado) realmente emocionante, único, vivido de la forma más especial, a tu particular y personal manera, un final en forma de book fotográfico diferente…

No pasa nada, sabías que ese momento llegaría, pero todavía tienes que disfrutar el plato fuerte de tu sesión de fotos.

La postboda viene a cubrir una necesidad que no puede ser cubierta en otro momento, vuestro momento personal, con fotos originales, personales y en un entorno de ensueño.

No hay duda que las fotos del día de la boda son las que cargan el peso protagonista, como debe ser. Pero la celeridad del evento, la espera de la hacienda y los invitados atiborrados de canapés mientras vosotros posáis en el parque más icónico de vuestra ciudad, limitan un poco las posibilidades.

A pesar de ello, no olvidemos que, por el momento que representa, los ya marido y mujer, el vestido blanco y el traje del novio o el entorno, ninguna sesión de fotos podrá superar a ésta.

Pero la postboda es el momento para explayarse, seguir las indicaciones del fotógrafo, revolcarnos por la arena, subirnos a una montaña, pasear a caballo y, por supuesto, es un momento idóneo para volver a lucir tu majestuoso vestido blanco (no habrá muchas más oportunidades, disfrútalo)

En De Boda con Ángela somos fans fieles de las postbodas por muchas razones.

Por supuesto, disfrutar del vestido una vez más y, aunque duela, sumarte a la tendencia “trash the dress“ o “destrozar el vestido”, que no es otra cosa que quitarnos la presión de llevar el vestido impoluto, soltarnos y relajarnos sin pensar ¡por Dios, mi vestido!

Pero no sólo eso. Además, es un momento más distendido, ya sois marido y mujer, conocéis a vuestro fotógrafo, estáis relajados tras la tempestad que supone un evento nupcial, podéis repetir cada pose…

En definitiva y sin querer hacer sombra a las fotos del día de la boda, la postboda tiene un sabor especial. Un sabor y sobre todo olor a mar, un escenario muy de moda en esta tendencia ya consolidada.

La original postboda de Diego y Sandra

Pero no sólo de playas viven las postbodas. No tienes nada más que ver un pequeñísimo reportaje de una postboda original en el bosque, como la de Diego y Sandra.

Así que si te ha gustado este post y te apetece conocer los mejores y más originales lugares para las fotografías de postboda

¡No te vayas muy lejos!

Ángela Caparroz
Wedding & Event Planner
De Boda con Ángela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *