La novia y sus tradiciones para estar radiante el día de su boda

Si Tolkien creó un mundo de magia que ha traspasado fronteras, culturas, idiomas y hasta la gran pantalla, el mundo de las bodas no se queda atrás. Eso sí, con menos Elfos y Orcos, pero un universo infinito de “magia”.

Sí, parece muy fantasioso, pero infinito y magia son dos conceptos que casan (nunca mejor dicho) a la perfección con los eventos nupciales.

Por un lado, para cualquier pareja que decide contraer nupcias es, y debe ser uno de los “DÍAS” de su vida, un día marcado en el calendario desde antes de que tuvieras fecha, un evento con un toque especial que recordaremos de manera “diferente” a cualquier otro.

E infinito, por aquello de que podríamos estar años con los preparativos, viendo opciones, menús, flores, tendencias, tartas… Cualquier cosa imaginable podría tener cabida, y de esas opciones que se os han ocurrido, miles de opciones a su vez.

Pero sin duda, la novia y sus tradiciones copan gran parte de la COSTUMBRE y las curiosidades de las celebraciones, aunque bien es cierto que como es lógico, varían o se modernizan en función de la época histórica.

Por cierto, ¿que no sabéis quién es Tolkien? Para los despistados, el creador de la Tierra Media tal y como la conocemos hoy, escritor de El Señor de los Anillos y El Hobbit.

No descubrimos nada por decir que son cientos de costumbres, manías, rutinas o hábitos los que existen en este tipo de eventos a poco que tiremos de hemeroteca. Pero si es de memoria de lo que tiramos, hay algunas tradiciones que fácilmente se nos vendrían a la mente. Algo desactualizadas o no, pero tradiciones que asociamos con la futura y radiante esposa

El velo

El significado del velo para la novia

Quizás ya casi lo habías olvidado. El velo es una de esas cosas que ha ido perdiendo relevancia y quedando en el olvido por tendencia. Aun así, tiene una particularidad, sigue estando en nuestras mentes como un elemento diferenciador y que asociamos automáticamente con las bodas en general y las novias en particular.

No se usan tanto, de acuerdo. Pero es decir “VELO” y cualquiera puede imaginar el tema del que se está hablando.

¡Ojo!, hablamos del velo en sentido estricto y tradicional, del que cubría el rostro de la novia, aunque somos conscientes que ahora se utilizan con distintos diseños y adornando la espalda de las protagonistas.

El objetivo de este pedacito de tela era, y es, cubrir la cara de la novia hasta que, una vez celebrada la ceremonia, el novio lo aparta y sella la unión con un beso. Este hecho representaba la modestia y pureza, lo interior por encima del aspecto externo. Interesante, digno de un post  independiente…

El vestido blanco

El significado del vestido blanco para una novia

Ya hemos hablado del vestido de novia en alguna ocasión, y más que hablaremos. Porque sí, porque lo merece. Y por supuesto no podía faltar en nuestra lista de detalles imprescindibles para una novia.

Como hemos dicho en más de una ocasión, las tendencias modifican ciertas tradiciones, pero no implica que desaparezcan. No es tan fácil borrar de nuestras costumbres aspectos tan arraigados como las tradiciones nupciales. La diferencia es que ahora los vestidos varían sus tonalidades (casi todos siguen teniendo tonos blancos o cremas) y sobre todo diseños, ya que lógicamente avanzan paralelamente con las tendencias del momento.

Ya sea palabras de honor, espalda al aire, velo largo, escote cuello de barco… Da igual, lo que nunca varía es el significa y el toque personal que da a la futura esposa y en concreto a una boda, EL VESTIDO DE NOVIA. Imprescindible.

El paseo hasta el altar

El significado del paseo de la novia hasta el altar

Si hay un momento en una celebración de boda con una importante carga emocional, ése es el último paseo como soltera que hace la novia del brazo del padrino. Para más INRI, el padrino suele ser el padre de la futura esposa, por lo que, ¿podéis imaginar ese momento, ese instante padre e hija? Instantes que no se olvidan… La realidad del acto en sí es algo menos emocional, o sí.

Simplemente, por fortuna los tiempos cambian y dejamos de lado la parte más negativa de algunas tradiciones para quedarnos con nuestra singular simbología, en este caso, el amor paternofilial. La auténtica esencia era propiamente esa, entregar a la novia.

Por fortuna hemos evolucionado, pero el papel de la mujer era secundario, un tiempo en el que podía considerarse “propiedad” del padre y necesitaba el consentimiento del mismo para contraer matrimonio. Era el momento en el que pasaba de ser una joven que pertenecía a una familia, a ser una mujer que iba a formar una familia. En definitiva, pasaba del padre a su futuro marido.

El vestido, el mayor secreto

La ilusión de la novia por mantener en secreto su vestido de novia

Esto sí que no es ningún secreto, ¿verdad? Es de esas tradiciones que se mantienen vivas a día de hoy. Normalmente el secreto mejor guardado de las bodas,  como ya comentábamos en anteriores artículos, la parte más personal del evento, el sueño de toda novia

Por ello, sólo tienen acceso a él contadas afortunadas. Madres, suegras, hermanas, damas de honor… Son algunas de las invitadas con acceso nivel 1, mientras que invitados comunes y sobre todo hombres (por cercanía a la novia) no pueden tener conocimiento alguno sobre el tema. Sobra decir que el primero que debe tener un aislamiento total al respecto es el novio, obviamente.

Aunque el origen de esta tradición se basa en la superstición y la mala suerte, como bien decimos en nuestros días va más encaminado a factores sentimentales y de ilusión de la novia por mostrar uno de los momentos más esperados, su llegada al evento y el efecto sorpresa.

Lanzar el ramo

El significado de tirar el ramo de novia en una boda

Una tradición menos extendida y más popular en las películas de Hollywood, pero que no podíamos dejar de incluir por su toque divertido y curioso.

La novia debe reunir a las mujeres casaderas y, de espaldas, lanzar el ramo. Dice la tradición que, la que atrape el ramo, será la próxima en casarse. La realidad es que conocemos a pocas novias que estén dispuestas a perder su preciado ramo…

Regalos en el convite

A la novia le gusta hacer un regalo especial a sus amigos más íntimos

No nos referimos al detalle que los novios tienen con los invitados, no. Una de las costumbres que se han ido poniendo de moda es tener un detalle con una pareja muy allegada, ya sean herman@ y cuñad@s como pareja de amigos a los que se le entregan en un descanso del banquete y a modo de sorpresa, un detalle como pueden ser los muñecos de la tarta, un pequeño ramo sacado del ramo de novia original, una foto-recuerdo…

Dar la liga

El significado de entregar la liga de la novia a las invitadas

No es una de las tradiciones “fijas”, sino una opción, no como algunas de las que hemos visto anteriormente que tienen un mayor arraigo.

En este caso, como muchas tradiciones en este ámbito, tiene relación con la pérdida de la virginidad que conlleva el matrimonio.

Esta tradición ha ido mutando con el paso de los años, pasando de ser el novio el que le quitaba la liga a la novia a ser la propia novia la que la reparte entre sus amigas, ya sea dándoles una a cada una como cortando un pedacito y repartiéndola entre ellas.

Algo nuevo, algo prestado y algo azul

El significa de que la novia lleve algo azul el día de su boda

Tradición inglesa que representa tres pilares básico en un matrimonio. Algo nuevo se asocia a la felicidad, al proyecto en común que se inicia como pareja.

Algo prestado solía provenir de una mujer cercana y que estuviera casada, representando así un matrimonio feliz, aunque hoy día también es símbolo de amistad, ya que es alguien cercano e íntimo quien nos lo cede.

La tradición de llevar algo azul proviene de un lugar algo lejano, Israel. Allí, las mujeres acostumbraban a llevar un lazo azul para representar la pureza, el amor y la felicidad.

 

Seguro que a poco que ahondemos, encontramos más costumbres y tradiciones pero sin duda, estas son 8 tradiciones de novia imperdibles…

Y tú, ¿incluirías alguna más?

Ángela Caparroz
Wedding & Event Planner
De Boda con Ángela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *