Las ventajas e inconvenientes de las bodas de día

“Yo os declaro…” No cabe duda que una boda, aunque hayamos ido a decenas de ellas, es un momento mágico, sobre todo si es la de una hija o hijo, padre, prima o alguien muy cercano a nosotros.

Pero para muchos, esa frase que os adelantamos primero es el comienzo, justo ahí, de lo que realmente significará la boda. Todo lo que pase después de la llegada de la novia, los vestidos de ensueño y el ¡Sí Quiero!, marcarán un antes y un después, sobre todo si te gusta un buen sarao…

Más allá si es de día o de noche, si es en la hacienda de tu pueblo o en la luna, tú quieres pasártelo bien. A pesar de esto, como propia responsable de tu boda o con nuestra ayuda, te gusta cuidar al máximo los detalles (como a nosotros) y, oye, si se puede elegir…

En este caso vamos a analizar pros y contras de una boda diurna. Porque, ¿qué ventajas e inconvenientes puede tener una boda de día?

Todas las ventajas que te encontrarás si tu boda es de día

Evidentemente, las ventajas siempre van a pesar más que cualquier solución que tengamos que idear a un inconveniente puntual. Siempre detectamos todo lo positivo que nos aporta un día tan especial como es el día en que os casáis.

Las ventajas de las bodas celebradas durante el día

Una boda de día luce más que una de noche

Para la mayoría de los invitados, y teniendo en cuenta nuestra experiencia, una boda diurna es más atractiva que disfrutar de un bodorrio hasta altas horas de la madrugada.

Quizás este punto sea algo más subjetivo, pero sí es verdad que según la época del año puede ayudar a que, por ejemplo, las fotos sean algo más luminosas y se aprovechen mejor ciertas localizaciones.

Depende de la estación del año en la que te cases

Si la boda se aleja más de los meses veraniegos de calor y te acercas al invierno, aumentas las probabilidades de disfrutar de algunas horas de luz a la vez que evitas asarte de calor, un problema bastante común, sobre todo en bodas del sur de España.

¿Una boda temática?

Si has visto nuestros artículos anteriores sobre bodas temáticas, ya conocerás la infinidad de posibilidades que tienen. Por ello, cualquier espectáculo, disfraz o participación de niños, será más sencilla, vistosa y accesible si no se realizan a altas horas de la noche.

Aunque es totalmente compatible una boda temática y la noche, creemos que todo los preparativos, desarrollo y contratación de cualquier servicio, como podría ser entrada a caballo, temática medieval, participación de niños… sería algo más sencilla bajo la luz del sol.

Una buena opción para los invitados más pequeños

Y hablando de niños… Si preparas una de esas bodas con zona de niños porque no quieres que tus sobrinos, hijos, primos o cualquier pequeño falte al día más importante de tu vida, la boda de día es la tuya.

Y no sólo eso, porque es posible que tengas mucho interés en que asistan personas mayores de tu familia que tienen un sitio privilegiado en tu boda y en tu corazón. Así que, un motivo más para que disfruten al máximo el evento sin tantos problemas de cansancio o sueño.

Limites horarios del banquete

Si por suerte no tienes límite de hora para la celebración, tu boda puede ser casi “infinita”. Es la ventaja de una boda de día, que puedes saber cuándo empieza, pero difícilmente cuando termina. Habrá entrantes, cena, recena, pos cena y si nos apuras, desayuno.

Preparando más tranquilamente la luna de miel

¿Y si sales de luna de miel al día siguiente, o no has preparado toda la maleta? Esta es una gran ventaja para los propios novios.

Muchas veces, el propio ajetreo y nervios de los preparativos te impiden tener la mente clara y, por supuesto, no es sencillo estar al cien por cien para, encima, tener que preparar todo para un largo viaje a destinos culturales o paradisíacos.

Con una boda de mañana, tendrás más tiempo al día siguiente para descansar y preparar con calma esos pequeños detalles que te faltaban y que, ahora mucho más tranquilos, podréis cerrar.

Para tus invitados de fuera de tu ciudad

Si tienes muchos invitados que venga de fuera, casarte de mañana les ofrecerá la posibilidad de no tener que coger alojamiento, con el consiguiente gasto añadido.

Seguramente familia y amigos se acabarán quedando y los ubicaréis como se pueda, pero dar la opción a aquellos que les resulta imposible es un detalle que agradecerán y cuya opción es posible con una boda de día.

Los inconvenientes al celebrar la boda de día

Hablar de inconvenientes en uno de los días más maravillosos que podréis tener en vuestra vida es, hablar por hablar. Pero sí es cierto que existen preferencias y formas de priorizar, por lo que, si podemos elegir, mejor que mejor.

Inconvientes cuando celebramos una boda de día

Que salga un día caluroso

El primer inconveniente, por supuesto, el calor. Si vives en una zona calurosa, sabrás de sobra que las temperaturas en meses de verano o cerca de dichos meses pueden convertir cualquier celebración en un baile de abanicos, es el riesgo que corremos…

Una celebración corta

Sí, ya sabemos que por lo general cualquier celebración de este tipo se nos hará corta, pero en una boda de día en cualquier hacienda o salón tiene un límite estipulado.

O bien excede de hora y finaliza la barra libre, o simplemente tienen otro banquete de noche y tenéis que cerrar una hora concreta. En ocasiones, puede ser en el momento más álgido entre copas y bailes, y debemos evitar ese momento como sea.

Un madrugón excesivo

No descubrimos nada si decimos que celebrar una boda (y como protagonista) puede ser estresante, principalmente porque los nervios van a intentar boicotear tus horas de sueño. En ocasiones, esta puede ser una desventaja para celebrar una boda de día, los excesivos madrugones y el cansancio acumulado.

Márgenes de maniobra para solucionar los contratiempos

En eventos tan importantes y en los que se mueven muchos detalles y personas, contar con tiempo para tener margen de maniobra, se agradece.

Al tener una boda por la mañana, es más difícil solventar cualquier pequeño contratiempo. Pero tranquilos, es sólo precaución, vuestra boda saldrá a las mil maravillas.

¡Oh, no! Una despedida sorpresa…

¡Cuidado! Que no haya ninguna despedida sorpresa, ni noche que surja así a lo loco previa a la boda.

Corremos el riesgo de que uno de los dos acabe en paradero desconocido y el otro futuro cónyuge con una mezcla de nerviosismo y cabreo digno de mención, por no hablar del mar cuerpo que se nos puede quedar si nos casamos a pleno sol después de apenas dormir y todavía con los efectos de unas cuantas copas…

Recuerda, con las bodas de día tenemos muy poco margen de recuperación.

Pros y contras de celebrar una boda de día

Posiblemente no están todas las que son pero sí son todas las que están. Pero en este caso, como es cuestión de gustos y opiniones, podéis sentiros libres de aportar vuestros gustos y experiencias. No olvidéis que lo que seguro no debe fallar es que lo paséis bien y el disfrute de los vuestros. Sea a la hora que sea, el destino es vuestra felicidad y os está esperando, sin prisas…

¡Enhorabuena!

Ángela Caparroz
Wedding & Event Planner
De Boda con Ángela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *