Cómo sobrevivir si llueve el día de nuestra boda

Está claro que si llega el día de nuestra boda, y aparece la lluvia… no nos gusta ni un pelo. Pero es algo que puede ocurrir, y no sólo si nos casamos en otoño o invierno, y aunque es cierto que las probabilidades aumentan, ¿quién no ha visto algún caso en el que una boda veraniega se ve mermada por unas cuantas gotas de agua?

Hoy queremos ponernos en la piel de esas parejas que, por culpa de la lluvia, se ven en la obligación de tirar de un plan B.

¿Qué podemos hacer si llueve el día de nuestra boda?

Por supuesto, lo primero que debéis hacer es disfrutar al máximo de vuestro día. El hecho de que llueva no es más que un pequeño obstáculo a superar, pero no tiene porqué desmerecer el día más importante de vuestras vidas.

Es más, podemos tomárnoslo como una anécdota más, y tratarlo como un “handicap” que puede obligarnos a realizar ciertos cambios de última hora y sobre la marcha, pero que podremos contarle a nuestr@s hij@s como algo que pasó en nuestra boda y que resultó divertido y original.

Consejos para una boda durante un día lluvioso

Por esto, contar con un plan B es algo que cualquier wedding planner que se precie, debe contemplar sí o sí (y os aseguramos que sabemos de qué hablamos). Pero si queréis unos consejos para que os ayuden si las posibilidades de que llueva el día de vuestra boda son altas, no os perdáis lo siguiente:

Tened un PLAN “B”

Insistimos en esto, porque si no habéis preparado un plan B, tendréis un problema. Sobre todo, si existen evidencias meteorológicas días o semanas antes de que podamos mojarnos.

Este punto está muy enfocado, sobre todo, al lugar el banquete, e incluso la ceremonia, si es que no lo hacéis en un lugar cerrado como puede ser una iglesia.

La posibilidad de tener preparada una posible llamada de urgencia un par de días antes de la fecha con un proveedor de carpas es una de las mejores previsiones que podéis tener para aseguraros un almuerzo o una cena tranquila, y sin contratiempos.

Es cierto que esto va a suponer un gasto adicional, pero son los daños colaterales de los caprichos de la naturaleza.

Hablad con vuestr@ fotógraf@

Si habéis escogido a un buen profesional de la fotografía y vídeo, seguro que os van a aportar ideas maravillosas para sacar provecho a la lluvia. ¿Hay algo más romántico que sentarse a oír el sonido del agua tras un ventanal junto a la persona a la que amamos?

Eso sí, tendréis que preverlo y tener también otro Plan B para este punto, como pueden ser escenarios alternativos a lo que tenéis planteado en un primer momento.

Imaginad cuántas imágenes y secuencias preciosas pueden salir de un día como éste.

Cuidado con el maquillaje y el peinado

Piénsalo… Tu maquillador/a y tu peluquero/a serán tus grandes aliados para encontrar la solución perfecta a tus problemas con el dichoso agua.

Tu peluquer@ podrá asesorarte sobre un práctico, pero precioso recogido, con el único objetivo de que no vayas a sufrir de increspamiento o caída del peinado, debido a la humedad. Hay estilos que quedan geniales y que, no sólo van a hacer que estés radiante, sino que te permitirán estar muy cómoda, por no mencionar la tranquilidad que puedes llegar a tener en este aspecto.

Respecto al maquillaje, es posible que tengas que optar por algún tipo de estilo en el que se busque algo más de luminosidad debido a que el sol, tal vez no aporte toda la luz que necesitas. Por tanto, te toca “brillar más que nunca”.

Estos cambios de última hora no tienen por qué preocuparte lo más mínimo, pero sí que es cierto que debes estar preparada.

Un buen “detalle” con vuestr@s invitad@s

Vuestros invitados querrán estar secos durante toda la ceremonia, y si te has parado a pensar en aquéll@s que no han preparado un paraguas para la ocasión, os lo agradecerán toda la vida.

En este caso, podéis aprovechar para dar color a vuestro enlace, y diversificar sus formas, estampados, flores, etc…

El sólo hecho de poder acompañarles hasta el coche sin que se mojen, es todo un “regalazo”.

Paraguas para los invitados a una boda lluviosa

Combatid el frío

No sólo el agua puede llegar a ser un “pequeño problema”. La lluvia suele venir acompañada de una bajada de temperatura. Por tanto, estaría genial que tuvieseis prevista otra llamada a algún proveedor de estufas pellets o calefactores, para repartirlas por la “carpa de urgencias” que habéis tenido que instalar.

Y para nuestra novia, decirte que no olvides tener a mano algún tipo de chaquetilla para que el frío no te lo haga pasar mal. Aunque, sinceramente, las novias, lo último que pasan en su boda es frío, porque no tenemos tiempo para ello.

Intentad que los horarios sean flexibles

Pues sí. No siempre es posible, sobre todo en fechas de alta demanda, debido a que las iglesias, los salones, etc… suelen verse obligados a coordinar todo a la perfección.

Pero, un gran consejo es que establezcáis con vuestros proveedores una flexibilidad horaria por si la lluvia os entorpece en un momento concreto, y os veis obligados a ir retrasados casi desde primera hora.

Incluso, tal vez os veáis obligados a saltaros algún punto. No le deis la mayor importancia, y disfrutad de cada uno de ellos.

¡DISFRUTAD, Y DISFRUTAD!

Y para el último… el mejor de los consejos… ¡Disfrutad, y disfrutad pase lo que pase!

De verdad… Es vuestro día, y no podéis permitir que imprevistos que no podemos evitar, tiren por tierra tanta pasión, tanto esfuerzo, y tantísima ilusión.

Pensad que, si bien es cierto que no podemos evitar que llueva el día de nuestra boda, sí que podemos encontrar buenos aliados para combatirla y sacar lo mejor de ella.

Por cierto, este fin de semana da lluvia. ¡Disfrutadlo!

Ángela Caparroz
Wedding & Event Planner
De Boda con Ángela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *