Cómo hacer participar a los peques en vuestra boda

Ahora, que los más pequeños ven cerca sus vacaciones, mientras que algunos padres y madres planean qué van a hacer con ellos durante el verano, nos acordamos más que nunca de quienes nos preguntan si los niños deben estar invitados o no a una boda.

CITA: La respuesta, por nuestra parte, es rotunda: ¡Sí, los niños deben participar el día de vuestra boda!

Y es que, nos ponemos en la piel de quienes tenéis un/a sobrino/a al que amáis como si fuese vuestro hijo/a. Por eso, sabemos de lo que hablamos y os animamos, a todas esas parejas que queréis que los peques formen parte de vuestro gran día, que contéis con ellos.

¿Cómo pueden participar los niños en una boda?

Te rogamos que no caigas en el tópico de encargarle a tu sobrinillo/a que lleve las arras o el anillo.

No sólo existe el día de la boda, sino que vais a vivir momentos únicos, y salvo que sean demasiado pequeñitos, también recordarán esa “responsabilidad” que le otorgasteis, para un evento tan, tan, tan importante en vuestra vida.

Si no se os ocurre nada, a nosotros sí, y por eso, hoy hemos querido ofrecerte algunas ideas diferentes para que los más pequeños sean partícipes de vuestra boda.

¿Niños en bodas? ¿Sí o no?

Participando en el proceso de planificación de la boda

Puede que el día de la boda, los pequeñajos estén más en otras cosas que en lo que verdaderamente queremos que esté, y puede llegar a ser un día estresante para algunos.

Por tanto, nuestra primera idea es que les hagáis partícipes de la planificación: que os ayude con las invitaciones, preguntadle cómo le gustaría divertirse el día de la boda y que os acompañe a ver distintas opciones, etc.

Incluso, en algunos casos os encontraréis con niños y niñas que, por su edad, nunca pensarías que le encantaría acompañar a la novia a elegir su vestido nupcial.

Lo importante es que se sientan orgullosos, porque gracias a ellos (también) el día de la boda ha salido perfecto.

Animando el camino hasta el altar

Evidentemente, no hablamos de convertir en payasos a los peques, ni mucho menos. Pero, ¿os imagináis a vuestros peques, caminando por el pasillo hacia el altar, justo antes de que llegue la novia, con unos carteles del tipo: “Demasiado tarde para echar a correr”, o “Tranquilo, ya no tienes que esperar más”…?

Y si os parece, ya que están por allí, pues no estará nada mal que participen de la ceremonia. Se van a sentir súper especiales, además de divertirse.

Dos pequeñas con un cartel caminando por el pasillo hacia el altar

Protagonizando momentos especiales

¡Vale! No penséis que nos referimos a robar el protagonismo a los novios. Hablamos de crear momentos únicos.

Por ejemplo, pedid al fotógrafo que os realice un pequeño reportaje con los más pequeños de la ceremonia. Incluso si lo habéis planificado, y en el photocall se ha tenido en cuenta que los peques también participarán, saldrán instantáneas lindísimas, con toda seguridad.

No os imagináis qué caras nos encontramos en los dos extremos: la cara de satisfacción de los peques, y las “babillas” de los abuelos, tíos, etc.

Ayudándoos a cortar la tarta

Por un lado, pensamos que el momento de la tarta nupcial es íntimo, en el que la pareja “juguetea”.

Sin embargo, hemos vivido situaciones de pequeñajos ayudando a los novios a cortar la tarta, y de verdad os lo decimos… merece, y muy mucho la pena permitirles participar.

Ellos, se van a sentir especiales, porque todo el mundo les va a prestar atención. De hecho, no está de más que les digáis que “son los invitados más especiales, y por eso queréis que os ayude a cortar la tarta”.

Y si queréis rizar el rizo, pues que sean los primeros en probar. Seguro que son los que más aprecian el dulce.

Bailando con vosotros

Tal vez hayáis pensado en sorprender a vuestros invitados con alguna coreografía divertida, ¿verdad?

Pues imaginad que, además de vuestra sorpresa, vuestros invitados se llevan otra mayor cuando ven a los niños bailando con vosotros.

¡Éxito asegurado! Y no sólo para vosotros, ni para los invitados. Sobre todo, para los peques, que se volverán a sentir protagonistas de nuevo.

Niño andando con un cartel por el pasillo de la ceremonia de boda

¿Qué haríais? ¿Os hemos convencido para que hagáis que los niños participen en vuestra boda? ¿Se os ocurren más “cositas” de las que un peque se puede encargar en una boda?

¡Ciao, primavera!

Ángela Caparroz
Wedding & Event Planner
De Boda con Ángela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.