¿Cuál es la mejor época para celebrar una boda?

A estas alturas no vamos a descubrir que meses como junio o julio, son tradicionalmente los meses más populares para celebrar un evento tan importante como una boda. Tras junio, dicen las estadísticas que septiembre se ha convertido en la opción preferida por los futuros contrayentes, por lo que vemos que, exceptuando por ser época de vacaciones por excelencia y el mes de calor más sofocante, la época estival es la reina de los “saraos” nupciales.

Y esto, ¿por qué? Pues tampoco vamos a descubrir el Santo Grial si te hablamos del TIEMPO o la meteorología en general, la maldición de los novios que llevan un año de duro trabajo y quebraderos de cabeza. Vamos un poco más allá para hablar de “la innombrable”, la pesadilla de toda boda, la archienemiga del vestido blanco y los banquetes al aire libre: LA LLUVIA.

Si no sabéis lo que es pasar miedo e incertidumbre, probad a mirar al cielo horas antes del enlace y que veáis una nube, os pondrá los pelos de punta, sufriréis la terrible mezcla de calor y nervios que te conduce a una sudoración impropia de ti, pero asúmelo, los nervios son el precio que se debe pagar previo a disfrutar de tu GRAN DIA.

Boda en época del año en la que puede llover

Entonces, ¿cuál es la mejor época del año para casarme?

Nada es comparable al líquido elemento, la lluvia a veces es impredecible… Pero no seamos catastrofistas, podemos minimizar los riesgos para que nada arruine el día más feliz de tu vida, tan sólo debemos tener un AS bajo la manga, un plan B:

La fecha

Es el comienzo de todo, la clave para empezar a minimizar los riesgos eligiendo meses menos lluviosos por definición. Si no tienes un día fetiche, una fecha marcada en el calendario en la que de pequeñ@ soñabas con caminar hasta el altar, tienes margen.

Primero acotamos nuestros meses preferidos, por ejemplo de mayo a septiembre, excluyendo agosto. Posteriormente, empezamos el descarte según preferencias y disponibilidad. En este supuesto, podemos desechar mayo por tener más riesgo de lluvia y julio por estar cerca de agosto y tener todas las papeletas para casarnos con temperaturas más propias del desierto (sobre todo si el enlace se celebra en el sur de la península)

Con esta lógica, nos quedamos con junio y septiembre en la clasificación final, a partir de la cual será mucho más sencilla la elección en función de preferencias, fechas disponibles, etc.

Cómo elegir el mejor día para nuestra boda

Cuidado con el convite

Sabemos que es difícil, pero ¡mantén la calma! Cabeza fría… Si has elegido una época con riesgo de lluvia, de esas en las que el refranero español cobra sentido con perlas como “en abril, aguas mil” o “hasta el 40 de mayo…”, debemos atar todos los cabos. Desde “De boda con Ángela” os aconsejamos no dejar nada al azar, y en el caso de que hayamos optado por un convite al aire libre, celebrarlo en un lugar que permita poder realizar cambios de ultimísima hora, en el caso de que nos veamos obligados a poner a los invitados a cubierto ante un repentino aguacero.

La otra vía, la más factible y la más extendida, es contratar los aperitivos al aire libre (siendo sencillo entrar al salón en caso de lluvia) y la comida/cena en el salón. Con esto evitamos riesgos tanto de precipitaciones como de temperaturas extremas. Obvia decir que, tanto vosotros como vuestros invitados, agradeceréis un festín al fresquito del aire acondicionado y no bajo los 40 grados de un solano de justicia.

Pero si rizamos más el rizo y teméis por una ligera tormenta de verano, de esas que aparecen y desaparecen sólo para deslucirnos el día y vuelve a dejar paso a un sol de justicia, te vamos a abrir un mundo que seguro que conocías pero que siempre es bueno que te recuerden: Las carpas. Solución práctica y muy extendida que, al menos en De boda con Ángela nos gusta tener siempre muy en cuenta.

Las carpas son una magnífica opción para evitar riesgos por lluvia en durante el convite de una boda

El vehículo

En este punto no queramos innovar. Y si lo hacemos, queda bajo nuestra responsabilidad de novi@ al borde de un ataque de nervios.

Sabemos que para nuestra boda todo es poco, pero puede ser igual de maravillosa con un coche de época o, si las necesidades lo requieren, con el utilitario de nuestro hermano. Recuerda, es TU BODA, y un coche de caballos por las calles andaluzas es para fotos de postal, pero muy arriesgado.

Un vehículo original para los novios en una boda

Innova y llévate a los invitados a tu terreno

Juega con las circunstancias y haz tuyo eso de “al mal tiempo buena cara”. Sorprende a tus invitados llegando a la ceremonia de manera original, recreando alguna película en la que hubiese un ambiente lluvioso, con un paraguas transparente o con dos “guardaespaldas”… Sobre todo, si con días de antelación ya tenéis una previsión más o menos exacta de que os pueda llover algo.

Pon una nota de humor, ofreciendo un detalle a tus invitados fuera de lo común, como por ejemplo un chubasquero para la lluvia… O siguiendo con la tendencia altruista de los últimos años, dona el coste de los regalos de los invitados a una ONG que ayude a crear pozos en lugares necesitados, no cabe duda de que, además de salirte de lo común, te sentirás genial poniendo tu granito de arena a la sociedad en un día tan señalado para ti.

Paraguas como regalo para invitados en día de musho sol o día en el que pueda llover

Aprovéchate de las circunstancias

Si no puedes con tu enemigo, ¡únete a él! Hasta ahora hemos hablado de soluciones o arreglos pero, ¿has de pensar en llevarte los problemas a tu terreno? Aprovecha las circunstancias para “jugar” y crear una boda diferente. Puedes hacer unas fotos de boda de lo más original, en un paisaje de ensueño, lo que unido a un buen profesional de la fotografía, puede dar un resultado diferente y espectacular.

El mundo de la fotografía es apasionante, encuentra al profesional que se apasione con cada obra que realiza y será vuestro mejor compañero. Jugar con colores en un ambiente lluvioso os convencerá de que una foto es la mejor estampa para vuestro álbum nupcial.

Cómo adaptarse a una boda un día nublado

Si después de todos estos consejos, no estás convecid@, desde De boda con Ángela queremos darte el mejor de los consejos, y cambia de fecha. Como hemos dicho al principio del post, si tienes margen de maniobra y no quieres una fecha concreta, minimiza riesgos.

¡Seguid disfrutando de este precioso sol!

Ángela Caparroz
Wedding & Event Planner
De Boda con Ángela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *