Las ventajas e inconvenientes de las bodas de noche

Muy buenas otra vez amig@s,  y ante todo, buen fin de semana, ¡qué ya tocaba!

Si nos seguís, recordaréis que comenzamos este caluroso mes de julio en Sevilla con unos consejos donde os hablábamos sobre las ventajas e inconvenientes de una boda de día, y hoy queremos contaros las ventajas e inconvenientes, pero de una boda de noche… ¡Porque lo prometido es deuda!

Y es que, como ya os dijimos, incluso sin que haga falta mencionarlo, el “yo os declaro…” será de esas frases que os dejará marcados, ya os caséis de día, de noche, en una capilla o bajo un manto de estrellas, sobre gustos y posibilidades no seremos nosotros los que sienten cátedra.

Pero sí estamos seguros de la magia de vuestro momento, y la satisfacción del nuestro cuando nos hacéis partícipes de ese gran día. Y desde De Boda con Ángela, queremos seguir poniendo nuestro granito de arena desde este foro de difusión y ofrecer ahora una visión lo más objetiva posible de lo que son las bodas de noche. Ni mejores, ni peores, sólo ventajas e inconvenientes para aquéll@s que estáis en la duda sobre cuál es el mejor momento del día para darse el ¡Sí quiero!

Ventajas

Todas las VENTAJAS de celebrar una boda por la noche

Una preciosa iluminación nocturna

En la misma línea que con las bodas de día, la preferencia para celebrar tu enlace es algo muy subjetivo.

Para algun@s será una desventaja y para otros el sueño de su vida, pero no hemos podido evitar incluirlo en esta sección.

La noche ofrece múltiples opciones que el día no puede darnos ni por asomo, porque una buena iluminación, bajo una noche fresca de verano y un manto de estrellas, unos farolillos iluminados… suena a momento idílico de película de Hollywood, pero ¿a qué tod@s nos imaginamos en ese instante?

La temperatura

El eterno problema de una boda, principalmente en algunas zonas de España.

Sabemos que las altas temperaturas se convierten en uno de los puntos que más tenemos en cuenta a la hora de planificar el día de tu boda y, aunque a veces ni la noche nos libra de los sudores estivales, disfrutar de una boda por la noche suele ser más liviana y menos cruel con los asistentes.

No tener prisas

A diferencia de las bodas de día, el lugar de la celebración no espera “nuevos inquilinos”.

Al ser una boda de noche, sois el último cotarro del día y, aunque en ocasiones los eventos de tarde-noche suelen tener alguna hora menos, son muy aprovechables.

Si la hacienda y la barra libre lo permiten, es fácil que te den los primeros rayos del sol.

¡Muy recomendable para un buen sarao!

Más tiempo por la mañana para los preparativos

Durante el día de tu boda (y la noche antes) los nervios quieren ser tan protagonistas como tú. Por ello, disponer de más horas de sueño, descanso y algo de relax es muy de agradecer.

Con las bodas de día, la jornada suele empezar bastante temprano. En las de tarde-noche, contamos con más horas para respirar

Mayor margen de maniobra para imprevistos de última hora

Como ya dijimos en el anterior artículo sobre el tema, una boda requiere de mucho trabajo y el cuidado de cientos de detalles.

Con una boda de noche, contamos con mucho margen de maniobra para gestionar cualquier imprevisto que surja.

Es cierto que, una incidencia importante es difícil de gestionar en un par de horas por la mañana, pero si se retrasa el fotógrafo, el coche pincha o faltan los cañones de pétalos de rosa que abrían tu entrada triunfal al salón, agradecerás infinitamente ese par de horas “extra”.

Horas extras de sueño

En este punto, aclaramos, ¡no es la mejor de las decisiones! ¿El qué? Una despedida sorpresa la noche antes, un “secuestro” express o una fiesta a la que el novio “no quería asistir”. ¡No, la noche antes, NO!

Pero si eso ocurre, si esa opción remota se da, agradecerás también esas horas extra de sueño y para dar un paseo con una bebida isotónica. ¡Really!

Inconvenientes

Todos los INCONVENIENTES de celebrar una boda por la noche

El día de tu boda puede hacerse muy corto

Para muchos, no sólo una boda de día luce más, sino que para aprovechar más las horas y disfrutar, opinan que las bodas de noche se hacen demasiado cortas.

¿Eres de los que la nocturnidad se la dejas a los búhos? Pues una boda de noche te dejará molid@. Sí, aguantarás y lo pasarás genial, pero sabes que la noche no es para ti y te pasará factura.

Puedes llegar a pasar frío

El tema de la temperatura puede ser un alma de doble filo. Igual que la noche suele ser muy agradecida para una boda veraniega en el sur de España, si la fecha se aleja un poco de la época estival o lo celebras un poco más al norte, corres el riesgo de pasar de disfrutar suaves temperaturas a pedir de mil maneras una Rebequita, porque el fresquito puede incomodaros.

Los más pequeños pueden cansarse antes

A diferencia de las bodas de día, las bodas de noche no son para los niños.

Si quieres que los hijos de amigos, hermanos pequeños o sobrinos sean protagonistas y lo pasen genial, este tipo de bodas no es la más indicada.

En nuestra opinión, lo seguirán pasando bien, pero será lógico encontrarse a los pequeños durmiendo entre dos sillas al poco de empezar la barra libre, o a sus padres teniendo que acortar la fiesta para irse a casa.

Menos tiempo para preparar la luna de miel

A menudo, el día después de tu boda no es tan estresante, pero como se suele decir, se las trae. La diferencia es que el objeto de preocupación es la luna de miel y los preparativos.

Con una boda de noche perdemos parte del día siguiente, por lo que probablemente tengamos el margen de una tarde para terminar la maleta, repasar, gestionar permisos, repasar itinerarios, cumplir con familiares desplazados… ¡Cuidado!

Más gastos para los invitados que vienen de fuera

Si te casas en una ciudad que no es la tuya de origen, no andamos muy desencaminados si pensamos que tendrás familia y amigos desplazados.

Si la ciudad es muy lejana, los invitados muy probablemente harán noche sea el tipo de boda que sea. Pero si no, en una boda de día siempre cabe la opción de que muchos puedan regresar el mismo día.

Con una boda de noche, esa opción es prácticamente nula, por lo que se “obliga” a los asistentes a hacer noche.

Generalmente, los novios pueden reubicar a muchos en casas de familiares y amigos, pero no todos correrán la misma suerte.

Llegados a este punto no dramaticemos, que todo tiene solución, pero reconozcamos que lo último que necesitas en los preparativos de tu boda es un quebradero de cabeza más.

Pros y Contras a la hora de celebrar una boda de noche

Desde De Boda con Ángela no nos cansaremos de decir que tu boda es única y tú la haces mágica, sea como sea, dónde sea y cuándo sea. Pero nos complace ayudar, aportar y, si tenías alguna duda, sacarte de ella de la mejor manera.

¿Te ha servido?

Ángela Caparroz
Wedding & Event Planner
De Boda con Ángela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *