La tradición de intercambiar los anillos de boda, ¿sabes sus orígenes?

En otras ocasiones hemos hablado del traje de la novia como símbolo indispensable y personal de una boda, aquello sin lo que una boda no es concebible, ni una novia permite ninguneo alguno con su preciado vestido blanco… Pero una ceremonia de este tipo está cargada de simbología, tradición y sentimiento, y por supuesto, la vestimenta no es lo único intocable para la pareja. Hablamos de las alianzas.

A diferencia del vestido de novia, algo muy personal y por lo que su protagonista lucha por mantener en secreto todo el año, los anillos son una tradición algo más sobria. ¡Ojo! Tradición bonita e indispensable pero que en ocasiones se entiende como el trámite previo a darse el ¡Sí Quiero! Pero, ¿acaso sabemos de dónde procede la tradición de las alianzas de boda?

De dónde procede la tradición de las alianzas de boda

¿Cómo nació la tradición de intercambiar nuestros anillos de boda?

Existen dos vertientes que quieren dar veracidad y sentimiento a esta práctica y, aunque nosotros nos centraremos en una, os daremos a conocer ambas.

Al parecer, la menos “romántica” data de la época de los Bárbaros, cuyos modales serían cuestionables hoy en día, ya que, se cuenta que utilizan los grilletes para hacer rehenes a las mujeres de los pueblos conquistados y tomarlas en matrimonio.

Pero el capítulo que nos interesa está en otra parte de la “Historia”, algunos añitos más atrás, concretamente en la época del pueblo egipcio (nada más y nada menos que unos 2.800 años antes de Cristo).

Aunque una explicación a esta tradición tiene connotaciones sexuales, ya que “dedo y anillo” representarían los atributos masculinos y femeninos, lo cierto es que tiene un trasfondo más romántico, de esos que más nos gustan en De Boda con Ángela.

La tradición de los anillos de boda y sus orígenes

Otro “Pueblo” con una importante incidencia en la tradición de las alianzas es el griego, cuyas tradiciones hacían mucho hincapié y fomentaron la costumbre del intercambio de anillos en los eventos nupciales.

Pero ahí no queda todo, si pensabas que ninguna otra raza o “Pueblo” podría tener incidencia en esta costumbre. Aparecen los romanos para demostrar la riqueza de esta milenaria tradición, ya que, según cuenta la historia, se extendió en la antigua Roma la práctica de que los novios se regalaran unos anillos con el sello familiar, representando el compromiso además de simbolizar el hecho de compartirlo todo con la unión de ambas familias.

Sin embargo, volviendo a la parte romántica, que como decíamos, es la que más nos gusta, los anillos y su forma circular no representan otra cosa que amor, sinceridad, compromiso, fidelidad… Estos valores eran muy tenidos en cuenta desde la antigüedad, época en la que se considera que, la alianza, debía colocarse en el dedo anular ya que se creía que, de dicho dedo, partía una vena que iba directa al corazón. “Vena Amoris” la llamaban.

En sus orígenes, parece lógico pensar que las alianzas fueran de materiales como el cuero o algún tipo de tela trenzada. Pero con el tiempo, materiales metálicos que representaban la fuerza y resistencia en el tiempo del matrimonio tomaron fuerza.

A pesar de esto, la evolución de esta tradición terminó de oficializar el oro como el material del que debían estar hechos estos anillos, manteniendo la idea de compromiso duradero y desinteresado de la unión de ambos contrayentes.

De este último hecho es culpable el Papa Nicolás I, quien introdujo de manera oficial el uso de las alianzas mediante un Decreto, quedando estipulado a ojos de la Iglesia la entrega de un anillo a la novia como símbolo de amor verdadero y eterno.

¿Dónde poner las alianzas de bodas? ¿En la mano izquierda o en la derecha?

Intercambio de alianzas… ¿Izquierda o derecha?

Dando un salto en el tiempo, volvemos hasta nuestros días para demostrar que las curiosidades, ritos o costumbres no son sólo cosa de romanos, griegos o egipcios. Algo tan simple como saber dónde colocarle la alianza a tu futur@ espos@ es algo que todo el mundo no tiene claro, normal.

¿Sabrías decirnos en qué mano y dedo debemos colocar los anillos de boda? ¡Pues depende de tu comunidad autónoma! Aunque la tradición española dicta que debemos ponernos el anillo en el dedo anular de la mano izquierda, en Cataluña y Valencia se hace totalmente al contrario.

Existen muchas y muy diferentes costumbres respecto a las alianzas de boda en todo el mundo, como en china, dónde existe una antigua tradición en la que cada dedo representa a diferentes generaciones y personas dentro de una familia. Los pulgares son los padres, el meñique los hijos, el índice son los hermanos, el dedo corazón nosotros mismos y el anular es la persona con la que contraemos matrimonio.

Bajo esta teoría, existe una bonita representación con mucho significado, en la que juntamos nuestras palmas de las manos y unimos hacia dentro un dedo corazón contra el otroDespués, si intentas separar los dedos, te darás cuenta que el único que no puede ser separado es el anular, ¡PRECIOSO!

Si todavía no te has decidido, no te vayas muy lejos, quizás volvamos pronto con las nuevas tendencias en anillos de compromiso y alianzas…

¡Nos encantan las tradiciones preciosas como éstas!

Ángela Caparroz
Wedding & Event Planner
De Boda con Ángela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *